La Comisión Intersecretarial de Reconstrucción (CIR), coordinada desde la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), encabezada por Román Meyer Falcón, ha instalado seis Coordinaciones Estatales y signado convenios de colaboración con el mismo número de gobiernos estatales que se verán beneficiados con la aplicación del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR).

Cabe recordar que dicho programa -uno de los 25 prioritarios del Gobierno de México- tiene por objetivo brindar atención a todos los damnificados por los sismos de 2017 y 2018, a través de la construcción o reparación de viviendas, centros de salud, escuelas e inmuebles considerados patrimonio cultural.

El titular de la SEDATU ha subrayado en diversas ocasiones la importancia de dar acompañamiento y seguimiento técnico al programa, con el objetivo de garantizar la oportuna y eficiente ejecución de las obras.

“Hemos hecho un análisis detallado de cómo ocurrió el proceso de reconstrucción y en dónde había fallado el Estado mexicano en sus diferentes órdenes de gobierno a lo largo de varios estados de la República, y nos dimos cuenta de que uno de los grandes problemas fue que no se realizó un seguimiento técnico; que muchos recibieron apoyos, pero no se garantizó que se aplicaran en la reconstrucción de las viviendas”, explicó.

En este contexto, es relevante la intervención de un organismo que articule los trabajos en benéfico de la población; por ello, la CIR está integrada por cinco Secretarías de Estado que intervendrán en el proceso de reconstrucción: Educación Pública, Cultura, Hacienda y Crédito Público, Salud y Seguridad Pública, coordinadas por la SEDATU.

En diciembre pasado, la Cámara de Diputados aprobó asignar un monto de 8 mil millones de pesos al PNR, a través del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019; sin embargo, para atender a las miles de familias que perdieron o vieron afecto su patrimonio por dichos fenómenos naturales, también se destinarán 13 mil 600 millones de pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y de seguros.

Hasta el momento, se han instalado las Coordinaciones Estatales de Reconstrucción en Oaxaca, donde se invertirán 4 mil 700 millones de pesos y se atenderán más de 65 mil viviendas dañadas; en Guerrero, para la realización de más de mil 800 acciones con una inversión de aproximadamente 730 mdp; en Chiapas, donde se invertirán 2 mil 735 millones de pesos y se realizarán 23 mil 800 acciones de reconstrucción.

También se han firmado convenios de colaboración con los estados de Morelos para la realización de más de 6 mil 500 acciones con una inversión de 720 millones de pesos; Estado de México, donde se ejecutarán 4 mil 997 acciones en materia de vivienda, educación, salud y patrimonio histórico con un presupuesto de 2 mil 532 millones de pesos y con el gobierno de Puebla, donde se tiene prevista la ejecución de más de 12 mil acciones de reconstrucción en vivienda, 879 en escuelas y 299 en patrimonios históricos, con una inversión de  2 mil 826 millones de pesos.

Se tiene previsto que en las próximas semanas se instalen los Consejos Estatales de Reconstrucción en Michoacán, Veracruz, Tlaxcala, Hidalgo y en la Ciudad de México, para formalizar la puesta en marcha del Programa Nacional de Reconstrucción.

Cabe señalar que como parte de la atención a personas afectadas por desastres naturales, la SEDATU ha puesto en marcha un programa emergente de reconstrucción de viviendas en Nayarit, entidad que se vio afectada por el paso del huracán Willa en octubre de 2018, denominado “Reconstruyendo vivienda en Nayarit”, con el que se beneficiarán 5 municipios y más de 4 mil 200 familias, con una inversión de 23 millones de pesos.