Producto de la caída de la confianza del sector empresarial –reportada a mediados del año 2014- y de la disminución de las exportaciones durante este mismo periodo de tiempo, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) informó que el crecimiento de la carga aérea para este año podría verse “amenazado”.

 

El órgano encargado del registro aéreo señaló que en enero pasado, el movimiento a nivel mundial creció 3.2%, cifra por debajo del 4.5% registrado en igual mes de 2014.

 

“Enero ha supuesto un mal comienzo para el sector de carga. Es difícil mantenerse optimista en 2015 dado el panorama en Europa y las crecientes preocupaciones en la economía china”, expuso.

 

El consejero delegado de la IATA, Tony Tyler, dijo que si a ello se suma “el aumento de la relocalización industrial y el proteccionismo comercial, 2015 se presenta como un año difícil para el sector”.

 

La asociación precisó en un comunicado que los mercados de Asia-Pacífico, África y Oriente Medio fueron los de mayor crecimiento, en contraste con la caída registrada en Europa, Norteamérica y Latinoamérica.

 

La región de Asia-Pacífico creció 6.9% con respecto a enero de 2014, favorecidos por la mejora de las importaciones, en donde la expansión de Japón contribuyó al aumento, pero preocupa el panorama de la economía de China tras haber experimentado la mayor caída de las exportaciones en los tres últimos años.

 

 Contrario a este mercado, en Norteamérica las aerolíneas experimentaron una caída interanual de 1%, la cual puede deberse al fuerte crecimiento registrado en enero de 2014.

 

No obstante, la tendencia subyacente en el mercado norteamericano es positiva, ya que el comercio crece, aunque el recorte de la capacidad, de 2.8%, mejoró el factor de ocupación, en línea con la reciente tendencia positiva.

 

Para las firmas latinoamericanas, apuntó el organismo, la caída fue de 6.4% comparada con enero de 2014, registrando el mayor impacto en Brasil y Argentina.

 

“Ningún sector puede escapar a las fluctuaciones de los ciclos económicos, pero está claro que la industria necesita trabajar más para mejorar su posición en la cadena de valor. Los clientes demandan procesos más modernos”, concluyó Tyler.