En la industria automotriz, la tendencia en el uso de tecnologías híbridas y eléctricas se encuentra en claro ascenso.

En 2017, sus ventas a nivel global superaron los 3 millones de vehículos, 56% más que en 2016. Tan solo China con un 40% del total, así como la Unión Europea y Estados Unidos que en conjunto representan otro 50 por ciento.

Alma Martínez Morales, economista senior de BBVA Bancomer, destacó que la transición que presenta el sector automotor hacia esas tecnologías se ha visto apoyada en gran medida “por incentivos fiscales para elevar su uso y políticas gubernamentales que limitan la producción y venta de automóviles impulsados por combustibles fósiles”.

Martínez señaló que México no será la excepción en la comercialización de vehículos híbridos o eléctricos. Hasta octubre de 2018 el país sumó 13,925 unidades, siendo 89% vehículos híbridos no conectables y 11% restante híbridos conectables y eléctricos, lo que representa 1% de las ventas totales de vehículos ligeros.

La economista explicó que entre los factores que han limitado su adopción en el mercado mexicano son: el precio; la infraestructura de recarga que suma mil 436 electrolineras; y que aún se cuenta con pocas políticas públicas para incentivar el uso de estas nuevas tecnologías, comparado con el rápido crecimiento que han tenido en otras partes del mundo.

Martínez precisó que la aparición de estos vehículos híbridos y eléctricos a nivel global ha obligado a crear infraestructura de carga, que es especialmente importante en ciudades densamente pobladas. “En 2017 el número de cargadores privados en hogares y lugares de trabajo se estimó en casi tres millones en todo el mundo, así como 430,000 cargadores de acceso público de los cuales una cuarta parte fueron cargadores rápidos”.

La aceptación de estos vehículos está ligada a mejoras en su rendimiento que puede alcanzar hasta 600 kilómetros por carga y también a la reducción de los costos de las baterías de iones y litio, asegura Martínez.

Pero aclara, que los costos elevados de este tipo de automóviles seguirá siendo un reto, ello debido a que los precios de las baterías que representan casi 50% del valor total de la unidad, misma que está relacionado con la escasez de sus materiales sobre todo de litio y cobalto.

“La fuerte competencia entre los proveedores de piezas y la aparición de firmas tecnológicas, así como fabricantes de baterías, marcarán el futuro del mercado de los vehículos híbridos y eléctricos en el mundo, que hoy tienen impactos significativos en la cadena de valor de un automóvil”, finalizó.