WeWork, el proveedor de espacio de oficinas de rápido crecimiento, invirtió 2 mil 500 millones de dólares en la expansión de sus operaciones globales el año pasado.

Las cifras que se enviaron a bonistas muestran que la firma, que buscó un crecimiento vertiginoso y se convirtió en el mayor inquilino de oficinas en Londres y Nueva York, gastó 2 mil 500 mdd en “actividades de inversión” en 2018.

Según los documentos, junto con 177 mdd de pérdidas operativas en efectivo, este gasto se financió con 2 mil 700 millones de efectivo de inversionistas y acreedores.

WeWork tiene el respaldo de SoftBank de Japón y su fondo Vision Fund de 100 mil mdd. El proveedor de servicios de oficina atrajo una nueva base de clientes al sector, con espacios elegantes de cotrabajo industrial y de uso inmediato. Llegó a 100 ciudades, con 425 ubicaciones para finales de 2018.

Pero la expansión tuvo un costo. El grupo dijo a los tenedores de bonos que su gasto de “crecimiento y desarrollo de nuevos mercados” aumentó más del triple respecto al año anterior a 477 millones de dólares en 2018, mientras que los costos de ventas y mercadotecnia ascendieron a 379 mdd, 164% más que el año anterior.

La empresa no quiso hacer comentarios. En general, los costos de operación se dispararon 93% para llegar a 3 mil 500 millones de dólares, de acuerdo con los documentos. Eso fue más lento que el crecimiento de los ingresos de la compañía, que aumentó más del doble a 1 mil 800 millones de dólares, con lo que se produjo una pérdida neta de 1 mil 900 millones de dólares para el año, de acuerdo con las cifras que se publicaron anteriormente en los medios.

Las ganancias de WeWork antes de intereses, impuestos, depreciación y margen de amortización, una métrica que a menudo se utiliza como un indicador del flujo de efectivo, fue negativa de 75.6% en 2018, una pequeña mejora en comparación con la cifra de 2017 de 86.8 por ciento.

SoftBank, el mayor inversionista de WeWork, a principios de este año redujo su última inversión en el grupo a 2 mil millones de dólares  muy por debajo de los 16 mil millones de dólares que se discutieron el año pasado.

La última inversión le dio a la compañía un valor de mercado de 47 mil millones de dólares, 16 veces más que IWG, su competidor más grande, un grupo que cotiza en Londres que administra las marcas Regus y Spaces y que generó 3 mil 300 de ingresos en 2018.

A diferencia de IWG, WeWork crece rápidamente y muchos de sus sitios se abrieron recientemente: clasificó 161 de sus 425 oficinas como ubicaciones maduras -edificios abiertos durante al menos 18 meses, de acuerdo con su oferta de bonos- a finales de 2018.

 CON INFORMACIÓN DE MILENIO