Conéctate con nosotros

CONSTRUCCIÓN

La industria crece y hay apetito de inversión en bienes raíces: Newmark

Publicado

en

A pesar de la disrupción en las cadenas de suministro derivado de la pandemia de Covid-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania, el apetito de inversionistas y desarrolladores por los bienes raíces comerciales refleja un periodo de bonanza industrial, en el corto y mediano plazo, lo que también resulta en más empresas confiando en México, aseguró Erick Bruneet, director de transacciones de Servicios Corporativos Globales (GCS) de Newmark Latinoamérica.

Señaló que, si bien cada sector se ha visto afectado de una manera diferente, el industrial se encuentra en franco crecimiento a pesar de que el mundo de los bienes raíces comerciales sigue viendo los efectos de los últimos tiempos y la modificación de su uso a consecuencia de las lecciones aprendidas durante la pandemia.

Mencionó que, en un análisis sobre el sector industrial en el primer semestre de 2022, destaca que el mercado industrial en México ha sido sumamente resiliente presentando una absorción de casi 1.4 millones de metros cuadrados arrendados bajo techo anual.

“Sin verse mayormente afectado por los grandes movimientos geopolíticos y sociales, vemos una normalidad en este 1.4 millones de metros cuadrados, a pesar de los roces durante el inicio de la negociación del Tratado de Libre Comercio, la entrada de nuestra actual administración e incluso la pandemia misma. Como muestra de esto, en 2021 la absorción fue de 108 por ciento, comparado contra un año base y se estima que seguirá esta tendencia positiva en años futuros”, precisó.

Brunet detalló que cada mercado se comporta de una manera particular, pero a grandes rasgos, de los 73 millones de metros cuadrados bajo techo que componen el inventario industrial nacional clase A actual, hay una de tasa de disponibilidad promedio que se encuentra debajo del 2.5 por ciento. Es decir, es un mercado en el que los usuarios, ya sean empresas productoras, almacenadoras o logísticas, no pueden encontrar el espacio especulativo para continuar con su expansión a la velocidad necesaria.

El empresario agregó que estudiando este fenómeno por zonas, encontraron que el norte del país tiene una vacancia aún más baja con mercados como Tijuana al 0.5 por ciento de disponibilidad; Ciudad Juárez al 0.6 y aún grandes mercados como Monterrey, con tasas por debajo del 1.6 por ciento; mientras que en la zona centro del país vemos números alrededor del 3 por ciento, como en ciudades como Querétaro, Aguascalientes, la misma Ciudad de México y Toluca.

“Esto quiere decir que todos los mercados presentan distorsión, teniendo como consecuencia, un incremento generalizado de los valores de renta por metro cuadrado empujados al alza. Esta se normalizará una vez que el mercado llegue de regreso a las tasas de entre 8 y 12 por ciento. Esto hay que entenderlo mayormente como buenas noticias, ya que quiere decir que hay más empresas y más inversión confiando en México de lo que hoy existe infraestructura suficiente para atender; y por el otro lado, existe cada vez un apetito más grande de inversionistas y desarrolladores para crear el producto que estas empresas necesitan”, dijo.

Sergio Pérez, director ejecutivo de cuentas corporativas en América Latina de  Newmark Latinoamérica, apuntó que a ello hay que sumarle las grandes cantidades de capital que están buscando inversiones de largo plazo con bajo riesgo y que resolverá esta distorsión de mercado en beneficio de todos, aunque es cierto, durante los meses por venir será un mercado arrebatado en el que los inquilinos tendrán que tomar decisiones rápidas y estar dispuestos a negociar aceleradamente para asegurar los pocos espacios que hoy existen disponibles allá afuera.

Añadió que los inversionistas están buscando un “producto seguro”; es decir, espacios lo más “genéricos” posible: no de baja calidad, sino que tengan modulaciones estándar, proporción de andes y área de soporte típicas para mercado logístico, “retenedores” de valor como materiales de larga durabilidad y bajo impacto y, de ser posible, certificaciones (o al menos las preparaciones para contar con ellas).

Dijo que el producto promedio en el mercado va de los 10 a los 25 mil metros cuadrados con alturas libres de 10 a 14 metros. Aunque esto depende del tamaño de cada mercado, centrándose la actividad en el centro y norte del país, mientras que las transacciones que se han dado en el Sureste son principalmente para abastecer al consumo local.

Brunet anticipó que se observa un periodo de bonanza en el corto y mediano plazo en el que la industria automotriz retoma la fortaleza de su producción, en el que el sector logístico sigue creando centros para atender a sus usuarios finales con cada vez más velocidad en la entrega de los productos, con áreas especializadas de alta tecnología para seguir creando componentes electrónicos y de alto valor agregado y las manufactureras, que seguirán atendiendo a todos estos grandes clientes y usuarios.

 5,385 Total de vistas

Continua leyendo
DA CLICK PARA COMENTAR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.